slide
Leer más

Campus Novella

Centro de Formación en Imagen Personal

Disforia de género

transex

Los trastornos de identidad sexual son aquellos en los que la persona que lo padece siente una profunda contradicción entre su identidad de género y su propia identidad biológica.  En los adultos, la alteración se manifiesta por síntomas tales como un deseo firme de pertenecer al otro sexo, un deseo de vivir o ser tratado como del otro sexo o la convicción de experimentar sensaciones típicas del otro sexo.

 

transexualidad

Es en la edad infantil cuando los niños y niñas sienten malestar con su propio cuerpo y aparecen los primeros síntomas. Los niños rechazan su propio pene y desean que desaparezca mientras que las niñas experimentan rechazo al orinar en posición sentada, aversión hacia la ropa femenina y el no querer poseer pechos.

 

Existe una gran variedad de trastornos de identidad sexual y cada uno presenta diversas características pero en este artículo nos centraremos en la denominada disforia de género; lo que hoy en día se conoce con el nombre de transexualidad. La palabra disforia etimológicamente significa “disgusto” o “malestar”

 

Si que hay que señalar que en el año 1990 la OMS (Organización Mundial de la Salud) eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales pero actualmente la disforia se considera como un trastorno de identidad sexual. Los transexuales tienen la convicción de pertenecer al sexo opuesto al que nacieron. Son hombres que se sienten atrapados en cuerpos de mujer y mujeres que se encuentran atrapados en cuerpos de hombres.

 

transex

 

Las causas de este trastorno no se conocen pero  hay que mencionar que intervienen factores genéticos y ambientales. Una idea que no debe pasar por alto es la de no confundir el travestismo con la transexualidad. Aunque en el travestismo la persona se viste del sexo opuesto al que pertenece, no reniega de sus genitales.

La intervención médica suele emplearse para este tipo de alteración y consigue que la persona comience a aceptarse y a sentirse bien con su propio cuerpo. También suele ser muy eficaz y práctica la psicoterapia donde el terapeuta no debe intentar curar la disforia sino ayudar a la persona a sentirse mejor con su nueva identidad. El tratamiento hormonal ayuda a liberar de la ansiedad en la que el paciente se encuentra inmerso.

 

Ángela Gómez

Psicóloga

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>