slide
Leer más

Campus Novella

Centro de Formación en Imagen Personal

EL SECRETO DE LA GRASA

Grasa humana

Hola de nuevo. Mi nombre es Luis y soy profesor/instructor de Anatomía y Tratamientos Capilares en la Academia Santa María Novella.

Perdonad que no me presentase en mi anterior entrada, estaba demasiado enfadado con la involución que vivimos, así que se me olvidó… Hoy os voy a contar la verdadera historia de la grasa, de manera sencilla y sin trampas ni mentiras. La grasa es energía, es un abrigo natural y… también son los michelines, lorzas o mollas que nos salen de buena vida. Vale, comencemos.

Imaginad un coche. ¿Lo imagináis, verdad? Bien, ahora mirad su depósito de combustible. Fijaos bien. Vale, ahora quiero que imaginéis a un ser humano. Una señora, un joven o a ti mism@. Imagina que tienes un depósito similar, el cual necesita combustible. El depósito de combustible en un ser humano debería estar dividido por nutrientes. Uno para los carbohidratos, otro para proteínas y otro para grasas. De manera que al hacer la digestión se irá rellenando un poco cada depósito.

Ahora bien, la grasa es combustible. Es energía que consumimos, de hecho aporta gran cantidad de energía, por eso debemos ingerirla. El problema está en no quemar ese “combustible”. Muy bien, volvamos a la evolución. Pensad en el cazador-recolector que éramos antes. Por suerte o por desgracia, los hombres y mujeres prehistóricos no disponían de tanta variedad y cantidad de grasas para elegir y devorar como nosotros. Cuando ingerían grasas (energía) y no las consumían, sus inteligentes cuerpos las almacenaban. Pensaba: “para qué desecharlas si puedo utilizarlas más adelante… quizá no vuelva a comer en varios días, o incluso semanas”.

Ahora piensa en nuestros días, piensa en la cantidad de grasas que ingerimos y lo poco que quemamos esa energía.

Grasa humana

‘si las tomas a diario en cantidades pequeñas y moderadas, tu cuerpo solo absorberá las que necesita’

Vale, llegados a este punto puedes decir “mejor no tomo grasas y así no las almaceno”. Error. Si no consumieras grasas tu cuerpo lo notaría, ya que las necesita para cumplir sus funciones vitales. Además, si por ejemplo pasas dos semanas con una dieta baja en grasas, tomando alimentos “lights”, en el momento que tomes grasas tu cuerpo va a absorberlas completamente. Mientras que si las tomas a diario en cantidades pequeñas y moderadas, tu cuerpo solo absorberá las que necesita, haciendo tu cuerpo un uso racional y moderado de ellas.

¿Entonces en qué quedamos? ¿Tomo grasas? Claro. Deberías tomarlas incluso a diario, grasas vegetales, por ejemplo aceites. Sería conveniente además tomarlas por la mañana en forma de un desayuno completo. Ya que si rellenamos el depósito al comenzar el día iremos quemando ese combustible a lo largo de nuestra actividad diaria.

También deberías tener en cuenta el grado de actividad que realices; es decir, si eres una persona no activa, no haces ejercicio físico, procuras ir en automóvil al trabajo, y apenas te mueves día a día, deberías ingerir algo menos.  Si en contra, realizas ejercicio moderado podrías permitirte algo más. Así que no estigmaticemos las grasas, intentemos incluirla en nuestra dieta, pero siempre con moderación. En los próximos días os hablaré del verdadero secreto para adelgazar.

 

One Response to “EL SECRETO DE LA GRASA

  1. Mari Carmen Sanabria Gonzalez

    Me parece interesante, aunque la mayoría sabemos que tenemos que ingerir las grasas necesarias , es bueno que no lo recuerden.
    Me ha gustado también los trucos relacionados con la belleza y que razón se tiene que una persona alegre desprende belleza.
    Gracias por todos estos consejos.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>