slide
Leer más

Campus Novella

Centro de Formación en Imagen Personal

AGUJETAS: HOY NO ME PUEDO LEVANTAR

¡Agujetas!

Eso mismo dice mucha gente o bien por una terrible resaca, o bien por un dolor intenso que todos conocemos por agujetas.

Se conoce por agujetas ese dolor intenso localizado en zonas musculares que previamente han sufrido un cierto estrés. Se conoce que aparece en personas que no son asiduas al ejercicio físico y un buen día deciden salir a correr para luego pasar una semana quejándose del dolor. Se conoce, también, que un buen entrenamiento produce agujetas y se conoce que un buen vaso de agua con azúcar nos ayuda a hacerlas más llevaderas.

¡ERROR!

¿Un vaso de agua con azúcar para las agujetas? ¿Qué tiene que ver el azúcar para un dolor muscular? Yo te lo digo, nada.

Gracias a las agujetas descubrimos músculos que ni si quiera sabíamos que existían.

Comúnmente se ha aceptado, incluso en medicina, que ese dolor tan molesto aparece por unos cristales de lactato procedentes del metabolismo de la glucosa que van rompiendo las fibras musculares y que un aporte extra de azúcar puede solucionarlo. Ahí está el error.

Agujetas, mialgias, DOMS, como quieras llamarlo no es más que una micro rotura de fibras tras ejercitarlas. Puede durar incluso una semana y suele ser más molesta en principiantes. No obstante es un buen indicador: tu entrenamiento ha sido efectivo.

Para los amantes del deporte, las agujetas son bienvenidas ya que te dicen que has entrenado correctamente, has roto fibras y por tanto vas a regenerarlas y conseguir mejoras.

Sin embargo, si has entrenado fuerte y estiras al final vas a tener más agujetas aún. La respuesta es fácil, imagina una cuerda desenhebrada. Si tiras de esa cuerda vas a hacer que se rompa más aún. Lo mismo sucede con tus músculos. Tras una sesión intensa esas fibras se encuentran rotas y si las estiras vas a romperlas más aún, por lo que ten cuidado cuando estires.

¿Solución? Lamentablemente tu vaso con azúcar no hará mas que engordar y darte más papeletas para que padezcas diabetes. Una solución, por extraña que te parezca, sería la de practicar ejercicio. ¿Más ejercicio? Sí, más. Pero con menor intensidad. Salir a correr a trote suave sería una buena opción. Aumenta el flujo sanguíneo y eso ayuda a regenerar tejidos, entre otras.

Dicen, que un antiinflamatorio ayuda a hacer más llevadero ese dolor. Yo, personalmente, no soy muy partidario de fármacos o productos químicos salvo necesidad imperante. Así que lo dejo a tu elección.

 

Luis I. Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>