slide
Leer más

Campus Novella

Centro de Formación en Imagen Personal

Juan Sin Miedo

Ojos006

Cuando somos pequeños la mayoría de los niños tapan su cabeza con las sábanas cuando van a dormir porque tienen miedo, otros dejan una luz encendida por miedo a la oscuridad. En la adolescencia, los miedos son un tanto diferentes: miedo a la escuela, al aspecto físico, a las relaciones sociales…Mientras que en la etapa adulta los miedos son diferentes: miedo a perder el trabajo (o a no encontrarlo que es más normal en los tiempos que vivimos) y que le ocurra algo a los hijos, a la sociedad, economía etc.

 

Por definición el miedo se trata de un fenómeno evolutivo que indica la presencia de un peligro, siendo este transitorio y permite que se generen y consoliden los recursos necesarios para enfrentarse con éxito a las situaciones estresantes. No se ha de confundir miedo con fobia puesto que esta se trata de un miedo desproporcionado respecto al peligro de una situación que el individuo la acepta como irracional, lo que provoca evitar dicha situación temida, lo que conlleva a una perturbación de la vida cotidiana, siendo también de carácter involuntario y a parte debe persistir durante 6 meses mínimo. Pero de las fobias ya hablaré más adelante, ya que hoy os voy a hablar como podréis deducir del miedo.

 

Ojos006

 

 

¿Es el miedo algo negativo? Como dice la definición el miedo es un fenómeno evolutivo que indica la presencia de una amenaza, así salvo que seas domador de leones, todos sentiremos miedo al ver un animal como este lo que provocará que en nuestro organismo se active una secuencia que nos permita huir de esta situación, con lo que técnicamente no es algo malo, puesto que sin este, la supervivencia de nuestra especie se hubiese visto afectada. El miedo hace que en el cuerpo se aumente la presión arterial, la glucosa en la sangre, el ritmo cardiaco, y se acelere el metabolismo celular, así estas reacciones preparan al cuerpo para inyectar una dotación adicional de oxigeno y energía a los músculos. Aumenta la actividad cerebral y la sensibilidad de los sentidos para así prepararse para reaccionar con más rapidez y efectividad ante una situación de miedo, así se puede decir que el miedo no es algo negativo.

 

¿Qué nos provoca miedo? Delimitar aquellas circunstancias que hacen que nuestro cuerpo reaccione de tal forma a esta emoción es un tanto complicado, puesto que al domador de leones no le dará miedo este animal, pero si puede ser que tenga miedo a las alturas.

 

No se me ocurre una forma mejor de acabar que haciendo mención al cuento de los Hermanos Grimm: Juan Sin Miedo, que cuenta la historia de un niño que decía que no tenía miedo a nada, así emprendió un viaje en busca de este, y tras enfrentarse a los miedos que la mayoría de la gente tenía se asustó con la situación que menos miedo provocaba. Si no conocéis este cuento os animo a que lo leáis e intentéis superar vuestros miedos.

 

Gonzalo César Ruz. Psicólogo

One Response to “Juan Sin Miedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>