slide
Leer más

Campus Novella

Centro de Formación en Imagen Personal

LA OBSESIÓN POR UN CUERPO-BARBIE

bulimia

Los trastornos alimenticios o trastornos de la conducta alimentaria son aquellos que están relacionados con la ingesta de comida. Se encuentran dentro de los denominados trastornos psicológicos y existe multitud de ellos. Entre los más destacados, conocemos la Anorexia y la Bulimia. En este artículo nos centraremos en la bulimia ya que es una enfermedad muy difícil de diagnosticar porque la persona no pierde peso de manera rápida y excesiva. Se puede definir como ese desorden alimenticio causado por la ansiedad y preocupación excesiva del peso corporal y el aspecto físico.

Dentro de los factores de riesgo encontramos el de ser mujer (los cambios en nuestro cuerpo afectan más a hombres que a mujeres), ser adolescente (rechazo a los cambios en la imagen), el sobrepeso y  la preocupación estética.

La palabra bulimia significa “hambre de buey” y se concreta en la ingestión episódica y compulsiva de gran cantidad de alimentos para más tarde vomitarlos. Esto trae consigo sentimientos de culpabilidad y de desprecio que desaparecen con una posterior ingesta y así se repite todo el tiempo el mismo patrón de conducta. Se trata de un trastorno del control de impulsos ya que tragan la comida sin saborearla, rápidamente mezclando lo dulce y lo salado. Al no haber autocontrol esto produce emociones negativas e incluso aparecen ideas suicidas.

Si esta enfermedad la relacionamos con la imagen corporal podemos decir que las chicas que la padecen tienen una deformación de sus cuerpos produciéndose una discrepancia entre cómo ellas se ven y como quisieran ser (el llamado yo real e irreal del que hemos hablado en artículos anteriores). La pérdida de peso no es tan grande y comienza cuando la persona intenta adelgazar una y otra vez a base de dietas y nunca lo consigue. Realizan excesivo ejercicio físico, ocultan sus cuerpos y evitan las relaciones sociales.Hay muchos estudios que indican que las personas con bulimia tienen una gran insatisfacción corporal y una percepción errónea de su talla-peso con respecto a las personas que no tienen este trastorno.

 

El tratamiento más adecuado para este tipo de enfermedad es la combinación de los medicamentos antidepresivos y la terapia cognitivo- conductual la cual abordará tanto los pensamientos erróneos como la posterior modificación del comportamiento. Modificará la tendencia a hacer dietas extremas y las actitudes hacia el peso y la figura. A veces en los casos más extremos la persona tiene que ser hospitalizada temporalmente.

Por ello, debemos prestar atención y cuidado a la imagen que nos intentan vender que un cuerpo sano es un cuerpo bello. Si nuestra mente está sana nuestro cuerpo también.

 

Ángela Gómez

Psicóloga

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>