slide
Leer más

Campus Novella

Centro de Formación en Imagen Personal

POR UN PELO

Quien haya visto cualquier serie policiaca, tipo CSI, estará cansad@ de ver a los increíbles investigadores encontrar un cabello en mitad de la escena del crimen y decir ‘el asesino es nuestro’. Y nosotros pensamos “qué fantásticos, estos investigadores del cine americano”. Pues no. El poder obtener información analizando el cabello sobre lo que se ha comido o dónde se ha vivido a lo largo de los meses o incluso años, es tan real como nuestro mismo cabello. Y no solo se consigue con el cabello, sino también con las uñas, o cualquier vello de nuestro cuerpo. Todo esto es posible por dos principales razones: la primera es porque el pelo (y el vello) y las uñas son de las pocas estructuras biológicas que permanecen inalterables a lo largo del tiempo, por lo que a la hora de estudiarlo, los datos que se obtienen de ellas son igualmente fiables que si el pelo tuviera un par de horas. La sustancia que da esta característica es la queratina, una proteína componente principal de las uñas y el pelo, que se estructura formando fibras, que a la vez forman fibras más gruesas, como las hebras que forman una soga. El pelo crece a por la raíz, anclada en el folículo piloso, donde cuyas células obtienen sus nutrientes por unos pequeños vasos sanguíneos que se acercan a esta estructura formando la papila dérmica. Cuando el pelo y las uñas crecen, incorporan iones metálicos, y todo tipo de sustancias, como isótopos o tóxicos en la estructura de la queratina quedando registrado por tanto en el pelo. Este tipo de ensayos sobre el cabello no sólo se usa para resolver crímenes; también se usa para estudiar cómo vivieron y murieron personajes históricos (se han hecho estos estudios con momias egipcias, persas e incluso con el cadáver de Napoleón); para encontrar restos de drogas en toxicómanos o fármacos en el caso de enfermos psiquiátricos. El detalle de estos datos es tal, que podríamos saber si se ha consumido una sustancia durante días o meses, teniendo en cuenta el dato de que el cabello crece de media un centímetro al mes. Así que ya sabéis, una vida sana viene bien para nuestro cuerpo y para nuestro cabello, tanto por dentro, como por fuera.

 

Elena Aguilar

profesora titular en campus Novella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>